Los vestidos de novia más espectaculares de la gran pantalla.

Estamos en plena temporada de galas de los premios cinematográficos, auténticas pasarelas de vestidos maravillosos, tanto en la alfombra roja como en algunas de sus películas.
Y ya que este domingo se celebra la gala más espectacular, los Óscar, he querido hacer un recopilatorio de vestidos pero llevados al terreno de las novias, los vestidos de novia más espectaculares de la gran pantalla. Posiblemente algunos de ellos no son tan especiales, pero se han convertido en auténticos iconos de la historia del cine.

Espero que os guste!

Espejito espejito.

Espejito espejito.

Lo que el viento se llevó.

Lo que el viento se llevó.

007 al servicio de su majestad.

007 al servicio de su majestad.

La guerra de las galaxias. Episodio II.

La guerra de las galaxias. Episodio II.

5

Una cara con ángel.

7

La Duquesa.

6

Love actually.

El padre de la novia.

El padre de la novia.

Romeo y Julieta.

Romeo y Julieta.

11

Sonrisas y lágrimas.

10

Sexo en NY.

Mamma mía.

Mamma mía.

 

13

El fantasma de la ópera.

El Padrino.

El Padrino.

Emma.

Emma.

¿Cómo cuidar a una novia?

perchasEn primer lugar, deberíamos de decir “¿Por qué cuidar a una novia?”, pues muy sencillo, es uno de los días más importantes y señalados de su vida, un día en que tiene que sentirse feliz, radiante, enamorada, alegre y, cómo no, admirada.

Muchas veces después del momento emotivo en el que el novio con más o menos ingenio (últimamente se están esmerando mucho) le pide que se case con él y ella estalla de felicidad y empieza a llorar con la risa floja y se abrazan apasionadamente, es ahí cuando empiezan los pequeños problemillas, llámalos estrés, tensión, nervios…  que vienen de pensar en el fotógrafo, los invitados, el vestido, los anillos, el traje, los zapatos, el catering, las invitaciones, la familia, los amigos, el moño, las cremas, las bragas, las medias, las servilletas, la vajilla, los músicos, las damas de honor, los niños, el cura, la fecha, las velas, los detalles, el viaje…y mucho más, y llegando a momentos como: – ¿a tu amigo Juan vas a invitar?, si hace años que no le ves! –ya pero no voy a invitar a Fernando y a él no, sería feo, éramos los tres amigos. – sí, en EGB. u otra como:  -Mamá no me pongas más nerviosa, que no quiero velo!

Por eso los profesionales del sector tenemos la obligación de hacer todo este proceso mucho más fácil. Por nuestra parte (el vestido) entendemos que una boda es un momento único y que no dura un día sino meses y que ha de ser una etapa de diversión para los novios y no llenarlos de más problemas sino de soluciones.

El vestido es uno de los puntos más importantes de toda la organización de la boda. El vestido es en lo primero que piensan el 99%  de las novias cuando deciden casarse y es cierto que unas tienen clarísimo que tipo de vestido quieren y otras que no saben por dónde empezar (lógico ya que una no sale a comprarse un vestido de novia todos los días). La atención personalizada y cuidada a la novia es fundamental para nosotras, hay que guiarla, asesorarla y escucharla; conocer su personalidad, sus gustos, sus complejos e inquietudes nos ayuda a encontrar el vestido perfecto.

Los días que vienen a las pruebas del vestido son un momento muy emocionante para ellas porque ven la creación de su vestido poco a poco y cada vez se ven más guapas, es normal que se cree una relación estrecha con nosotras, nos encanta poder decir que con muchas de ellas ha surgido una amistad y que después de su boda siguen viniendo a Madre Mía para charlar un rato con nosotras.

Cuando pasen los años y la novia recuerde su boda, queremos que despierte una sonrisa cuando diga: -sí, mi vestido era de Madre Mía.